AudicióEl Dr. Bérard, médico y otorrinolaringólogo, después de varias décadas de investigación, afirma que:

  1. Los estudiantes más dotados tienen una buena calidad auditiva.
  2. Los estudiantes que no alcanzan un nivel aceptable o les cuesta mucho conseguirlo, procesan mal lo que oyen, es decir, tienen mala calidad auditiva.

Después de la visión, el sentido del oído es el que más nos ayuda a orientarnos.

Ruta auditiva

La ruta auditiva tiene una importancia capital en el desarrollo del lenguaje.

El procesamiento de la información a través de la ruta auditiva es el siguiente: El oído recibe la información, las células de la cóclea transforman las ondas sonoras en corrientes eléctricas que son enviadas a través del nervio auditivo a diferentes estaciones de relevo, en los niveles subcorticales, procesando las señales de entrada hasta que finalmente llegan a las áreas de comprensión que se encuentran a nivel cortical. Durante este viaje se llevan a cabo las siguientes funciones: conexiones auditivas con el entorno; localización de la fuente del sonido; control de la intensidad del estímulo; distinción figura-fondo auditivo y atención auditiva; discriminación auditiva y comprensión auditiva.

¿Qué pasa cuando falla alguna de éstas funciones?

Audició

  • Dificultades para localizar la procedencia de un sonido. Tendremos dificultades para orientarnos en nuestro entorno.
  • Personas hiposensibles, no son sordas pero tienen la audición entre 10 o 20 dB por debajo de lo esperado. En el caso de los niños hiposensibles suelen tener un ligero retraso en el lenguaje. Son niños que les gustan mucho los juguetes que hacen mucho ruido, hablan muy alto, les cuesta recordar la información auditiva e incluso pueden parecer desobedientes.
  • Personas hipersensibles, escuchan por encima de lo normal, les resultan intolerantes sonidos habituales y naturales del ambiente. La hipersensibilidad puede darse en todas las frecuencias o sólo en algunas, mayoritariamente se da en las frecuencias agudas. Cuando existe esta hipersensibilidad afecta a la vida social y emocional. Las personas con hipersensibilidad tienden a evitar espacios ruidosos y en algunas ocasiones evitan las relaciones sociales. En el caso de los niños pueden parecer tímidos o miedosos, se asustan cuando explota un globo u oyen petardos
  • Atención auditiva y filtrar figura-fondo. Continuamente estamos expuestos a muchos sonidos pero sólo prestamos atención a los que son relevantes. Los niños que no han desarrollado bien esta herramienta neurológica de filtrado a menudo tienen dificultades en mantener la atención. Frecuentemente cuando están en el aula captan simultáneamente diferentes sonidos: parloteo de los compañeros, los ruidos de las sillas al moverse, la voz de la maestra, los gritos de los niños del patio, el ruido del tráfico de la calle ...
  • Discriminación auditiva. Los niños que tienen dificultades en la discriminación les cuesta mucho distinguir los fonemas, a menudo pronuncian mal algunas palabras, por ejemplo dicen: Gomito en lugar de vomito o pata en lugar de bata.

NO BASTA CON OÍR BIEN, HAY QUE PERCIBIR BIEN.

“Los niños con problemas auditivos, el procesamiento de un fonema puede llevarles 500 ms, cuando normalmente se realiza en 40 ms.” (Tallal & all 1993)

Síntomas y signos relacionados con problemas auditivos

Problemas auditivos

  • Anomalías en el lenguaje oral
  • Dificultades en la expresión verbal
  • Retraso en la adquisición del lenguaje
  • Confusión o inversión de letras
  • Problemas al pronunciar un sonido o una palabra
  • Necesitar que le repitan las cosas diversas veces
  • Problemas de atención y concentración
    Molestan los ruidos fuertes, incluso provoca taparse las orejas
  • En clase, los niños se despistan con facilidad
  • Dificultad para aprender idiomas
  • Dificultad para recibir varias órdenes al mismo tiempo
  • Problemas de conducta y/o emocionales

Programa de estimulación auditiva

Estimulación auditiva¿Que es la Reeducación Auditiva por método (AIT) AUDITORY INTEGRATION TRAINING?

Es un método de estimulación que tiene como finalidad normalizar el flujo de entrada de información sensorial auditiva. Esta normalización permite al Sistema Nervioso Central (SNC) modular adecuadamente el flujo de información sonora y reconocer e interpretar correctamente los estímulos auditivos. Ésta mejora facilita el reconocimiento de los sonidos del lenguaje y del medio ambiente sonoro, incrementando la capacidad comunicativa y la correcta adaptación del entorno.

¿En qué consiste la Reeducación Auditiva?

La Reeducación Auditiva consiste en escuchar música modulada por un filtro de sonidos (Earducator), que selecciona de manera aleatoria y en décimas de segundo, frecuencias graves, medias y agudas y las elimina del espectro sonoro, modificando la intensidad del sonido y el canal de entrada, derecha o izquierda, en función de las siguientes variables:

  • El ritmo (para evitar la habituación)
  • Asonancia (para evitar la habituación)
  • Intensidad (volumen)
  • Música seleccionada (abanico de sonidos graves, medios y agudos)

Este método fue descubierto por el médico y otorrinolaringólogo francés Guy Bérard con la intención de ayudar a personas con problemas de procesamiento auditivo central.

¿Cuál es el procedimiento de la Re-educación Auditiva?

Antes de empezar el tratamiento, se realiza una audiometría al paciente con la intención de determinar la morfología de la curva auditiva, diagnosticar adecuadamente y programar el Earducator.

La Re-educación auditiva se divide en 20 sesiones de 30 minutos cada una. Se hacen 2 sesiones diarias, distanciadas como mínimo 3 horas, durante 10 días. Pueden ser los 10 días consecutivos o bien 5 días seguidos, descanso de uno o dos días y 5 días más.

El paciente tiene que escuchar música filtrada por la Earducator prestando atención.

Después de las 10 primeras sesiones, se realiza una audiometría de control para valorar los efectos del tratamiento. Unos días después de haber acabado el tratamiento se realiza una audiometría final para valorar los resultados. Aun así tenemos que advertir que esta audiometría no es definitiva, puesto que la curva auditiva se continuará modificando durante los próximos 6 meses, periodo en el cual se afianzará definitivamente el audición.