Estrabismo

EstrabismoEl estrabismo es la condición ocular en que uno de los dos ojos se mantiene desviado. Puede ser que lo haga de forma constante o intermitente y que estéticamente se pueda apreciar más o menos en cualquiera de las direcciones: lateralmente (hacia dentro o hacia fuera), verticalmente (observamos un ojo más alto que otro) o la combinación de ambas.

El ojo desviado normalmente se suprime si la aparición del estrabismo ha sido a edad temprana. Sin embargo, si es adquirido de más mayor puede ocasionar visión doble.

QCuando el estrabismo es constante y aparece durante el desarrollo, no suele dar síntomas aparentes, ya que el ojo desviado suele ser suprimido por el cerebro y el niño se adapta a esta condición.

En ocasiones, la desviación aparece de forma intermitente y el cerebro no suprime la visión del ojo desviado ocasionando visión doble, dolores de cabeza, mareos, etc.
Los niños con problemas de estrabismos suelen tener dificultades en aquellos deportes que requieren mayores destrezas en coordinación ojo-mano o control del espacio (baloncesto, fútbol, tenis, etc.), ya que no han desarrollado una visión en profundidad o visión en tres dimensiones.

Ambliopía

AmbliopíaLa ambliopía es la condición ocular que se da cuando hay una diferencia de agudeza visual de un ojo respecto al otro, aunque se utilice toda la corrección óptica.
La ambliopía no patológica puede ser causada por: una diferencia de graduación entre un ojo y otro y por estrabismo. En los dos casos el cerebro no ha aprendido a utilizar los dos ojos a la vez.

La ambliopía no sólo comporta una disminución de la agudeza visual sino que puede ver disminuidas otras habilidades.

  • Movimientos oculares
  • Acomodación
  • Coordinación entre ambos ojos
  • Percepción espacial por pérdida de tridimensionalidad

Existe la falsa creencia de que hay un periodo crítico para el tratamiento de la ambliopía. Se dice que después de los 6-7 años ya no puede tratarse. No obstante, los últimos avances de la neurociencia han demostrado que esta creencia es falsa, ya que la neuroplasticidad no acaba a ninguna edad. Si enseñamos a los dos ojos a coordinarse y aumentamos las habilidades visuales, la ambliopía se puede mejorar a cualquier edad, incluso en la edad adulta. Sólo hay que entender la neurología visual para aplicar tal evidencia.

Otros colectivos tratan la ambliopía con la máxima corrección óptica y el parche. Tras los últimos avances científicos, se ha demostrado que este tratamiento es tan ineficaz como traumático. En la optometría comportamental tratamos la ambliopía desde un punto de vista neurológico y ponemos como primer objetivo la máxima coordinación binocular, para que el cerebro aprenda a coordinar ambos ojos y, de este modo, aumente las habilidades visuales a fin de conseguir la máxima eficacia visual.