Buenas tardes Margarita.

Quería escribirte para agradecerte la ayuda que me has prestado. Cuando fui a tu despacho, la verdad es iba un poco escéptica y mas cuando me dijiste que para ayudar a mi hija lo mejor era hacerlo a través mío para no marearla más a ella. Pensé que ya era último que me faltaba por oír, que era yo la que tenía que hacer las sesiones para que mi hija se curase. Me intentaste trasmitir ánimos y me comentaste que notaria cambios desde la primera consulta. Mi situación era muy compleja , delicada y estaba desesperada, y pensé que realmente si era tan efectivo como decías y en tan corto plazo, merecía la pena intentarlo. Además ya no sabía que mas hacer.

Realmente, solo he ido contigo tres veces y me he unido a tu taller de padres. Después de lo que he aprendido, creo que las clases de preparación al parto empiezan por aquí. He visto lo importante que es entender a tu hija y saberles hablar, y que con toda nuestra buena intención y amor no es suficiente para hacerlo. Sé que me queda un largo camino y que los cambios no se hacen de un día para otro pero la situación en mi casa ha cambiado mucho.

Gracias por todo.

Mª J

Formulari d'Inscripció Cursos